Dieta blanda

Dieta blanda

¿Qué es una dieta blanda?

Todo el mundo alguna vez ha oído e incluso ha hecho lo que se conoce como “dieta blanda”, ya que posiblemente sea una de las dietas más usadas en los hospitales y la más importante.

dieta blanda

Es usada para paliar:

  • enfermedades digestivas,
  • post-operatorio de muchas intervenciones quirúrgicas,
  • infecciones,
  • e incluso traumatismos graves en los que el paciente se encuentra convaleciente y con poco apetito.

Cuando hablamos de dieta blanda, realmente nos referimos a aquella de fácil digestión, ya que hay alimentos que son muchos más difíciles de digerir que otros.

Por otro lado también podríamos definir la dieta blanca como aquella que facilita al paciente su digestión al no requerir una masticación laboriosa, aquí estaríamos hablando desde un punto de vista mecánico, un ejemplo interesante sería “una fabada”, sería blanda desde un punto de vista físico, pero no es de fácil digestión. De hecho, en ocasiones y para evitar confusiones se utiliza el término “de fácil masticación” para referirse a la dieta blanda mecánica.

Recomendaciones

A continuación me gustaría daros unas recomendaciones generales de la dieta blanda digestiva:

  • Hay que intentar comer despacio masticando bien los alimentos, repartiendo bien las comidas a lo largo del día.
  • Usar siempre preparaciones culinarias sencillas y suaves (asado, cocido, microondas, etc. ), Con poca grasa y evitar fritos y salsas con grasa. Importante desengrasar los caldos y guisos.
  • Evitar platos y alimentos grasos como quesos curados, embutidos y carnes muy grasas.
  • Reducir alimentos integrales y fibrosos, con cascaras y pieles o carnes muy fibrosas con tendones y la verdura cruda.
  • Evitar las comidas muy especiadas, sobre todo la pimienta, el clavo, todo tipo de picante, pimentón y el ajo o la cebolla en mucha cantidad y especialmente en crudo.
  • No tomar comidas copiosas, sobre todo antes de acostarse.
  • Evitar los alimentos muy ácidos como zumos de naranja o limón, ensaladas con mucho vinagre, etc.
  • Eliminar café y las bebidas con cafeína (incluimos el té).
  • Evitar las bebidas alcohólicas de TODO TIPO, y especialmente las de alta graduación.
  • Evitar fumar, ya que el tabaquismo lenitiva la cicatrización espontánea y agrava el peligro y recuperación de úlceras de estómago y duodeno, además de disminuir la respuesta del tratamiento.

Si sufres una patología la nutrición puede ayudarte a mejorarla. Cuéntame tu caso y estaré encantada de poder ayudarte.

También puedes encontrarme en mi Centro de Nutrición en Valencia, Nutt

Elisa Escorihuela Navarro
Dietista Nutricionista Valencia

También te puede gustar

Sin comentarios

    Dejar un Comentario