Nevera de playa saludable Elisa Escorihuela

Trucos para llevar una nevera de playa saludable

Nevera de playa saludable

Muchos somos los que intentamos huir del calor acudiendo como locos hacia la costa en busca de algo de brisa marina.

Pero si ya estamos cansados de las comidas de los chiringuitos y restaurantes y queremos llevarnos nuestra propia comida pueden surgirnos muchas dudas de  que podemos llevar en nuestras neveras de playa no solo por seguridad alimentaria sino porque encima queremos llevar una nevera de playa saludable se complica un poco más.

El hecho es que la practica de transportar los alimentos a la playa es muy parecida a cuando llevamos nuestro tupper a la universidad o al trabajo. Lo que pasa es que aquí la temperatura a la que conservemos los alimentos va a ser clave porque dudo mucho que encuentres un enchufe o una nevera eléctrica junto a tu toalla.

Por lo que si quieres llevar tu comida a la playa vas a necesitar de cierta infraestructura para ello. Y esto no significa que vas a necesitar cientos de artilugios, aquí menos es más… cuantos menos cacharros lleves mucho mejor, pero sin duda debes invertir en una buena nevera portátil y en unos buenos recipientes herméticos.

Características de la nevera

Aun tenemos poca variedad donde elegir ya que tenemos:

  • Neveras de refrigeración pasiva: Son aquellas que mediante la introducción de hielo enfriarán, o mejor dicho, mantendrán fríos nuestros alimentos
  • Bolsas térmicas: mantendrán menos tiempo los alimentos refrigerados y suelen tener menos capacidad pero suelen ser una buena alternativa para cuando solo tienes que transportar comida y bebida para dos personas.

La mejor elección es recurrir a las nevera de refrigeración pasiva, que tampoco suponen un desembolso económico elevado y encima son de fácil limpieza. Dentro de este tipo podemos elegir aquellas que:

  • tengan desagüe de hielo derretido,
  • tapa desmontable
  • y si es posible que sea resistente a los rayos UV.

Si eres muy sofisticado puedes encontrar neveras portátiles electrónicas que se conectan a la batería del coche, incluso algunas que mantienen los alimentos calientes (a unos 65 ºC).

Para enfriar la nevera puedes usar:

  • hielo comercial: bastante más duradero que el hacemos en casa. Es ideal para mantener fresquitas las bebidas.
  • placas de hielo. Perfectas para mantener la comida a salvo. Además son reutilizables 😉
  • hielo hecho en casa, dura mucho menos que el hielo comercial. Pero puedes hacer lo que ha hecho mi padre toda la vida. llenar media botella de plástico de agua y congelarla. De esta manera costará más que se derrita.

Los recipientes

Los recipientes, tuppers, fiambreras o tarteras … llámalos como quieras pero siempre herméticos, no te quieras encontrar el contenido desparramado por toda la nevera.

Yo soy de recomendar siempre recipientes de vidrio, ya que:

  • no ceden partículas
  • ni tampoco sabores a los alimentos
  • y encima son más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente ya que son reciclajes.

Pero bien es cierto que pueden ser un poco incomodos y peligrosos en la playa por si se rompen así que puedes recurrir a los clásicos de plástico pero asegúrate de que no contengan ftalatos y sean libres de BPA (Bisferol A).

nevera de playa saludable

¿Qué elegiremos para llevar en nuestros tuppers?

Aquí es donde vienen las dudas. Quieres seguir comiendo saludable pero lo más fácil para llevar a la playa o a la piscina que se te ocurre es un bocata. Y no quiero decir con ello que de vez en cuando un bocadillo no entre dentro de una alimentación saludable. Pero siempre y cuando no sea base de tu alimentación.

Podemos optar por muchos platos fáciles de realizar y que se pueden transportar con facilidad.

  • Cremas frías:

Uno de nuestros clásicos del verano, el Gazpacho (o también salmorejo) puede ser una excelente idea para llevarnos. Puede ser el clásico de tomate o bien distintas versiones con frutas. Una de mis versiones favoritas es de sandía.

Para tomarlo no necesitas más infraestructura que un vaso 😉

  • Crudites con hummus:

Puedes cortar en casa varios tipos de verduras, como zanahorias, pimiento, apio, bimi, calabacín, espárragos. Los cuales tomaremos en crudo junto con un humus de garbanzos o de otras opciones como son lentejas o remolacha.

  • Las ensaladas:

Para mi la mejor opción para comer en la playa. Pero no recomiendo las ensaladas clásicas que tienen como base las hojas verdes, ya que estas son muy sensibles al calor y van a llegar a su destino destrozadas.

Te recomiendo ensaladas con base de patata, legumbres, cereales integrales (pasta, arroces), quinoa, judías verdes e incluso brócoli.

Aquí es hasta donde te lleve tu imaginación. Sino te recomiendo pasarte por el apartado de recetas de Nutt donde encontrarás multitud de alternativas.

  • Una clásica ensalada de patata
  • Un taboulé, ya sea de cons cous o bien de quinoa
  • Una ensalada caesar con base de brocoli
  • O una ensalada de lentejas son de mis favoritos.

Puedes encontrar también algunas de esas recetas en el libro “Mi dieta de verano” que puedes descargar gratuitamente.

Además recuerda algo muy importante. Los aderezos los llevaremos siempre a parte y aliñaremos nuestras ensaladas en el ultimo momento para reducir el riego bacteriológico y conservar las propiedades organolépticas.

  • Conservas

Una buena opción puede ser llevar distintas conservas

  • Mejillones
  • Encurtidos (cuidado aquellas personas que sufran de hipertensión por su alto contenido en sal)
  • berberechos
  • pulpo
  • La fruta

Siempre va a ser mejor que en lugar de llevártela entera, la prepares en casa, la peles y la cortes y la pongas en un tupper y esté lista para tomar. De esta manera te evitarás un quebradero de cabeza y más de un utensilio.

Procura elegir frutas de temporada como la sandía, melón, melocotones, ciruelas, paeaguayos y cerezas entre otras.

  • Bebidas

La mejor elección va a ser siempre agua fresca. Puedes preparar en casa aguas de distintos sabores. Solo necesitas un poco de fruta y/o hierbas aromáticas y una batidora y te sorprenderás de los resultados.

El alcohol no suele ser buen compañero de un día caluroso. Además que no es saludable para la salud puede jugarte una mala pasada.

  • Lo que no llevar

Alimentos crudos, sobretodo huevo, pescados y carnes ya que son una fuente de toxiinfecciones peligrosa. También nos referimos a salsas y postres realizados con ellas.

Por lo que si has decidido llevar una tortilla tendrás que hacerla bien.

No te recomiendo las ensaladas con hojas verdes.

Y recuerda llevar siempre los aliños a parte.

nevera de playa

 

Otros imprescindibles:

  • Platos, vasos y cubiertos de plástico pero reutilizables:

los puedes encontrar en muchos comercios. No correrás el riesgo de que se rompan y además serás un poco más respetuoso con el medio ambiente al no ser de usar y tirar. No se si a ti te habrá pasado pero los desechables encima se acaban volando y eso de salir corriendo detrás de ellos de golpe no me va nada.

  • Tu mantelería en la playa

Si, si, como un señor/@. No pases por alto un detalle tan importante. Llévate un mantel para preparar tu mesa y no correrás el riesgo de manchar tus toallas.

  • Comer a la sombra

No te hará falta llevarte ni mesas, ni sillas pero comer a la sombras siempre va a ser mejor. Hazte con una sombrilla para tus comidas playeras.

  • Protección solar

Pot ultimo, no puedo dejar de recomendarte una buena protección solar. Recuerda aplicarla a intervalos de una hora a una hora y media o si sales del agua y que sea del 30 al 50.  Especial atención a los niños que juegan en la arena y se les va más rapidamente.

 

Solo me queda desearte un feliz verano y si a la vuelta estás animad@ a cambiar tu alimentación estaré encantada de poder ayudarte.

Cuéntame tu caso

 

Foto de Portada tomada de Vogue
Elisa Escorihuela Navarro
Dietista Nutricionista – Farmacéutica
Nutt, Tu Centro de Nutrición en Valencia

También te puede gustar

Sin comentarios

    Dejar un Comentario