Hepatopatía crónica alimentación

Dieta para pacientes con hepatopatía cronica

Hepatopatía crónica alimentación

Es bastante común en pacientes con patologías hepáticas encontrar malnutrición y otras alteraciones, para ello es necesario:

  • el manejo dietético del paciente para tratar esa malnutrición
  • mejorar los síntomas
  • y por supuesto la calidad de vida del paciente

Como nutricionistas hay que tener en cuenta en las dietas para este tipo de patologías varios objetivos: 

  • Por un lado, intentar frenar la progresión de la enfermedad evitando la toxicidad hepática,
  • prevenir la desnutrición (con mucho hincapié en aquellos paciente en la lista de espera de trasplante)
  • y por supuesto intentar mejorar, en la medida de la posible, la calidad de vida del paciente.

La dieta en los pacientes con hepatopatías crónicas podríamos dividirlas en medidas generales, que se puede aplicar a todos los pacientes, y especificas para el tratamiento de la encefalopatía hepática o la retención de líquidos.

A continuación pasaremos a explicar un poco este tipo de medidas:

Medidas generales

Como hemos dicho anteriormente, son aquellas que podríamos aplicar en todos los pacientes con hepatopatías crónicas:

  • Evitar las bebidas alcohólicas:

Lo mejor es la abstinencia absoluta y permanente, ya que cualquier cantidad de alcohol, por pequeña que sea, actúa como tóxico hepático y contribuye a la progresión de la enfermedad.

  • Evitar los periodos de ayuno:

Es importante repartir las comidas a lo largo del día y no permitir el ayuno en periodos superiores a 6 horas.

  • Evitar la desnutrición:

Es importante limitar las restricciones de sal o de proteínas exclusivamente en los casos que lo requieran.

Si el paciente no tiene edemas o ascitis no es necesario limitar la ingesta de sal.

Si el paciente no tiene encefalopatía hepática, no es necesario limitar la ingesta de proteínas y se deberá aportar alrededor de 1,2-1,5 g/kg.

Los pacientes con hepatopatía crónica pueden mantener un balance nitrogenado equilibrado con 0.74 g de proteínas por kg. Estos pacientes, en muchas ocasiones, presentan complicaciones como infecciones y hemorragias que aumentan los requerimientos proteicos.

Si el paciente tiene una función hepática aceptable, y siempre que no haya signos de encefalopatía,  se puede suministrar un aporte de proteínas más alto, al menos 1 g por kg de peso.  

La limitación de la grasa no se debe limitar al no ser que el paciente no tenga esteatorrea.  

La dieta es necesaria para mantener un peso normal o ligeramente elevado, ya que muchos pacientes con este tipo de patologías tienen intolerancia a los carbohidratos.

Si el paciente tiene un indice de masa corporal por debajo de 20 se deberá aumentar el aporte calórico y si es mayor a 25 de deberá reducir.

Cuando la ascitis o los edemas impiden una valoración adecuada del peso, se deberá recurrir a otros parámetros.

Un indicador de malnutrición en un adulto, es que el diámetro del brazo sea inferior a 27 cm.

Si quieres que te ayude a mejorar tu dieta contacta conmigo y cuéntame tu caso. Estaré encantada de poder ayudarte.

Recuerda que puedes visitar la pagina del Centro de Nutrición en Valencia donde trabajo, Nutt.

 

Elisa Escorihuela Navarro
Dietista Nutricionista Valencia
Nutt, Tu Centro de Nutrición en Valencia 

También te puede gustar

Sin comentarios

    Dejar un Comentario