El negocio del agua

El negocio del agua

El negocio del agua

Bien común, necesidad o mejor llamémoslo el negocio del agua.

Esta semana en colaboración con el periódico El País, he hecho un repaso de los distintos tipos de agua que consumimos y que nos ofrece la industria alimenticia.

El reciente interés por mejorar nuestra alimentación y  la mala prensa de la que gozan ya los refrescos azucarados han hecho que se cree un nicho de mercado muy interesante para este tipo de bebidas que nos venden con el firme propósito de mejorar nuestra salud.

Es un placer compartir entrevista entre otros con José Miguel Mulet y con Eduard Badalia del  Centro de Análisis de la Evidencia Científica de la Academia Española de Nutrición y Dietética (CAEC-AEND).

Puedes leer la entrevista completa haciendo click en la imagen:

El negocio del agua periódico el país

 

Tipos de aguas en el mercado

Agua vitaminada

Su origen surge del creciente interés que tenemos todos por cuidarnos. 

Aquí es donde la industria alimenticia ve una brecha donde colarse en un hueco tan apetecible. Encima teniendo el valor añadido que van a sacar un producto que va a cuidar tu salud en una sociedad ávida de nuevos productos más saludables.

Se supone de que además de ser un alimento acalórico (en su origen, ya que muchas de estas aguas contienen azúcares o edulcorantes artificiales) le van a añadir vitaminas extra que se supone que nos van a otorgar más vitalidad, salud y belleza. Pero ojo, cuidado con la cantidad de azúcar que contienen estos tipos de agua. Las puedes comprar pensando que es un superalimento y sin embargo estás perjudicando más tu salud que mejorándola.

Realmente no está demostrado. Además piensa que las vitaminas que incluyen estas aguas son sintéticas, por lo que si queremos un extra de vitaminas lo más recomendable es tomar una pieza de fruta, que encima nos saciará y además su contenido en fibra hará que los azucres de la misma sean de absorción más lenta.

Agua vitaminada

Bibliografía

https://www.prochile.gob.cl/wp-content/files_mf/documento_11_10_11180534.pdf

¿Es la misma que la saborizada?

No es la misma. El agua saborizada en su origen es agua con algún trocito de fruta o verdura y hielo que le aporta al agua un toque de sabor y frescura que en verano apetece mucho, aunque también hay ahora formatos para comprar y consumir directamente pero estos ya llevan añadido azúcar, colorantes, edulcorantes…

Agua hidrogenada

El peróxido de hidrógeno (H202) o agua oxigenada fue descubierta por Louis Jacques Thénard en 1818 y desde entonces se ha utilizado como desinfectante y germicida, decolorante, blanqueador e incluso en tecnología aeroespacial como combustible, ya que es una molécula con un alto poder oxidante.

Sus defensores afirman que penetra en las células y es capaz de reducir la inflamación, síntoma que se le atribuye a infinidad de enfermedades, también dicen que es capaz de neutralizar radicales libres (que son los encargados de promover la oxidación celular y el temido envejecimiento) pero realmente hay que tener mucho cuidado ya que es una oxidante muy potente y peligroso para nuestra salud.

En principio no podríamos atribuirle ningún beneficio añadido, al contrario. Ingerir peróxido de hidrógeno puede causar:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • quemaduras
  • hipoxia
  • cambios en el ritmo cardiaco
  • Accidente cerebrovascular
  • Dificultad respiratoria
  • Y la muerte

Por lo que mejor evitarla y limitarse a sus usos tradicionales.

Agua filtrada del grifo de casa

Realmente donde vamos a notar la diferencia entre los dos tipos de agua es en el sabor. Ya que a nivel de propiedades para la salud tampoco vamos a encontrar grandes diferencia.

El agua filtrada es modestamente más saludable pero no va a repercutir prácticamente en nuestra salud.

Si que es cierto que su valor a nivel salud aumenta ya que el agua embotellada no es que digamos muy respetuosa con el medio ambiente.

El hecho solo de ir en envases de plástico (PET) hace que sean perjudiciales, aunque son envases libres de BPA si las botellas están expuestas al calor pueden llegar a transferir sustancias tóxicas al agua que luego ingerimos.

También es importante conocer que no todas las aguas embotelladas son iguales. Existen empresas que directamente llenan sus botellas de agua del grifo. En los mejores casos tratan este agua mediante irradiaciones de luz ultravioleta o  por filtrado. En el caso de que no se trate el agua, esta podría ser una fuente de infecciones por bacterias o intoxicación por elementos tóxicos.

Agua del grifo

Puedes ver también la entrevista para las noticas de TVE de las diferencias del Agua del Grifo y embotellada.

Agua del mar

En ningún caso va a prevenir enfermedades, curar o mejorar nuestra salud.

Hasta se han escrito incluso libros en los que se habla de una dieta (La dieta del Delfín) que se basa entre que el beber agua del mar otorga  un supuesto “poder equilibrante basado en el ADN marino”.

Cierto es que el agua es un alimento necesario para cualquier ser vivo y que las sales son indispensables para mantener los procesos bioquímicos de nuestro cuerpo, pero de ahí a consumir agua de mar y que tenga efectos positivos en nuestra salud va un largo trecho. 

Los niveles de sales en la misma son tan elevados que lo que nos van a causar es una deshidratación. Justo el efecto contrario de lo que deseamos cuando bebemos. Además aumenta los niveles de presión sanguínea alterando el ritmo cardíaco y puede causar náuseas, vómitos, diarreas, delirios y debilidad. En grandes cantidades puede causar coma y muerte.

Lo más curativo del agua de mar es bañarse en ella.

Agua cruda

Otra nueva moda que nos viene esta vez de Estados Unidos. “Raw Water”.

Se trata de una agua que se obtiene directamente de un manantial y que no está sometida a ningún control ni tratamiento (ya sea químico o por filtrado).

La nueva tendencia de pensar que lo natural supera siempre los alimentos tratados a veces no es correcto, el agua que podemos encontrar en algunos maravillosos sitios por muy limpia y virgen que nos parezca puede estar expuesta a muchos patógenos o minerales tóxicos.

Además su precio, como cualquier moda que se precie es elevadísimo.

Por lo tanto, mejor no consumirla.

 

Agua de manantial o fuentes urbanas

Aguas de manantial: son las de origen subterráneo que emergen espontáneamente en la superficie de la tierra o se captan mediante labores practicadas al efecto, con las características naturales de pureza que permiten su consumo; características que se conservan intactas, dado el origen subterráneo del agua, mediante la protección natural del acuífero contra cualquier riesgo de contaminación

Un agua de manantial va a poseer características minerales más interesantes para nuestra salud pero el beneficio es muy poco.

El agua de la red doméstica es un agua tratada mediante filtración y sustancias químicas para eliminar de esta manera posibles patógenos y sustancias químicas nocivas para la salud.

Podemos estar seguros de su salubridad ya que se somete a estos tratamientos y se comprueba su efectividad para que no exista ningún riesgo para nuestra salud

Los envases

Hay que pensar además que el agua embotellada puede ceder contener sustancias al agua cedidas por el  envase de plástico que las contiene.

Los envases del agua suelen ser de PET que es la abreviatura de tereftalato de polietileno, este es un polímero muy resistente que se ha aprobado para el uso en productos que van a estar en contacto con alimentos. Entre las principales características están:

  • La alta resistencia al desgaste y corrosión
  • Buena barrera frente al CO2 O2 y la humedad
  • Totalmente reciclable

Pero dependiendo del uso que le demos, como reutilizar botellas o que sin querer las sometamos a calentamiento puede producir la migración de partículas del plástico al agua.

 

Elisa Escorihuela Navarro
Nutricionista Valencia
Nutt, Tu Centro de Nutrición en Valencia

También te puede gustar

Sin comentarios

    Dejar un Comentario